Inicio/Fotógrafo Restaurantes Comida, Reportaje de Empresa/Fotógrafo de Restaurantes en Madrid | Restaurante La Galette2
  • fotógrafo para restaurantes en madrid

Fotógrafo de Restaurantes en Madrid | Restaurante La Galette2

Nombre del Restaurante: La Galette 2
Localización del Restaurante: Calle Bárbara de Braganza, 10, 28004 Madrid
Teléfono del Restaurante: 913 08 54 13


Hay que estar donde hay que estar y de la mejor manera posible, si también en Internet. Y así lo han decidido en el Restaurante La Galette2 de Madrid, situado junto a la Plaza de Colón en una de las zonas de Madrid más elegantes de la ciudad y con muchos años de trayectoria en su restaurante. Debían renovar su imagen online, con una nueva web y con una fotografía profesional de los mejores platos de su carta, los más representativos.

Buscaron un fotógrafo profesional especializado en comida y Restaurantes

Y me encontraron a mi entre una enorme malgama de fotógrafos de Madrid, ahí estaba yo. Solicitaron información a 5 días de la sesión, necesitaban fotografía de calidad para su nueva web y era urgente comenzar con ella cuanto antes.

Me indicaron el número de platos a fotografiar para organizar la sesión. Querían fotografiar sus 10 principales platos. Deseaban que no sólo se centrara la fotografía en el plato, sino que además la fotografía fuera capaz de no perder importancia en lo principal, en el plato, pero dejar claro, como era el lugar donde se ofrece el servicio y situarlo en su restaurante.

Un fotógrafo en mi restaurante | Un fotógrafo para vender mi producto

A las 10:00 estábamos allí con el estudio portátil, la cámara y los objetivos necesarios para hacer nuestro trabajo a la perfección. El lugar era muy sugerente, tienen muchos rincones bonitos, cualquiera de sus salones era perfecto para iniciar la sesión.

A las 14:00 debíamos haber finalizado, el servicio comenzaba a esa hora y fotografiar 10 platos en 4 horas puede ser complicado, había que realizar una sesión muy ágil y bien organizada.

Decidimos utilizar una mesa y crear una perspectiva con un par de mesas más hacia una ventana y utilizar esta toma para la sesión, variando los elementos y moviendo la cámara lo suficiente como para crear sensaciones diferentes. La profundidad de campo hizo que el fondo en muchas fotos fueran diferentes.

El cocinero estaba listo | La cámara preparada

En todos los casos, pido previamente una fotografía (sin importar la calidad) para conocer a qué tipo de plato me enfrento y el estilo de cocina, como es el plato donde se sirve y la altura de los alimentos en el plato y organizar la sesión casi por orden de altura de cámara y organizado con cocina. Pero en este caso no hubo tiempo de organizar al milímetro la sesión y me enfrentaba a cada plato por primera vez. ¡Había que ser rápido, pero además resolutivo!

El cocinero iba marchando platos según los iba pidiendo. Cada vez que entendía que ya estaba acabando con ese plato, el cocinero se ponía con el siguiente. Plato a plato, fuimos rematando la sesión en casi cuatro horas de trabajo.

Llega el momento de seleccionar el reportaje final

Realizamos unas 5 o 6 fotografías a cada plato, más cerca, más lejos, más profundidad de campo, asegurando el enfoque… De toda esa cantidad de fotos ofrecí una selección del mejor material al cliente, para hacerle perder el menor tiempo posible. Ellos debían seleccionar las 10 fotografías que más les gustaban para comenzar con el postprocesado de las imágenes. Al final fueron alguna más las que se seleccionó.

¿Cuándo se entregan las fotografías del Restaurante?

Pues depende mucho del número de fotos que se realicen, de cómo se da la sesión y cuantas cosas posteriores hay que retocar. En esta sesión, a excepción de la tulipa que tenía una muesquita rota, el resto está donde estaba y todo se podía comer. ¡Y tanto que se podía! Fotografía sin trucos ni trampantojos.

En unos 4 días ya estaban listas sus fotografías para descargar en su ‘Área de Cliente’, debían estar cuanto antes, pero el buen resultado prima siempre a la rápida entrega.

¿Cómo era el restaurante La Galette2 visto desde la mirada de un Fotógrafo?

Hay restaurantes que te gustan más que otros, o estás más o menos identificado con el tipo de comida que sirven allí. Cuando entras por la puerta de La Galette2 estás en un restaurante íntimo, romántico y elegante. Cuentan con varios salones de diferentes formas y decorados, cada rincón es especial. En cada uno de ellos encuentras algo que invita a quedarte. Una chimenea, una librería, una ventana con vistas a la calle,…

El Restaurante nada más llegar: muy recomendado, pero lo mejor estaba por llegar, sus platos. Cada plato mejoraba al siguiente. Realizamos fotografías a varios postres. ¿A qué huele un postre? La mayoría de veces a azúcar o chocolate, estos eran un festín. El plato de frutos del bosque era una auténtica fiesta olfativa, nunca jamás estuve delante de un postre así. Tan vistoso y con un aroma espectacular. El risotto alucinante, la carne, los chipirones no os quiero contar,…

Los diseños de los platos, su presentación, era estupenda.

¿Debéis ir? Si amigos, debéis. Si sois buenos amantes de la buena mesa. Dejaros sorprender, pedid un buen vino para acompañar y disfrutad de una velada única.

Luego no os olvidéis de contarme vuestra experiencia.

¿Tienes un restaurante y aún no tienes claro si contratar un fotógrafo para tu Restaurante?

Pues podría decirte yo los motivos por los que contratar un fotógrafo profesional para tu restaurante, pero nadie mejor que un compañero tuyo para que te explique desde su experiencia lo que opina de invertir en imagen para tu restaurante. Se llama Jorge de la Cruz y es un empresario de hostelería que cuenta no sólo su experiencia con fotógrafos profesionales si no muchas más cosas interesantes.

Asegura en su post que: ”Un establecimiento de hostelería tiene muchos gastos y necesitas controlarlos todos para salir adelante y que sea rentable, pero puedo asegurar que cuidar tu imagen con una fotografía de calidad es un inversión rentable. Muchos años después sigo utilizando las buenas fotos que me realizó un profesional de mi establecimiento para mis post y otros trabajos. Sigo haciendo rentable mi inversión, que por cierto, no fue muy grande.”

Autor del Post:

Durante siete años trabajé en un estudio de fotografía en el que completé parte de mis conocimientos y asenté algunas bases de lo que hoy soy como fotógrafo. Pero fue en EFTI (Madrid, 2014) donde descubrí una fotografía ligada a la expresión propia como autor, un acercamiento más puro y personal a lo que soy; empezaba a vislumbrar por fin mi propio camino y a plasmar lo que siento con cada imagen que realizo.

Deje su comentario