Hace unos cuantos años me llamó la atención el Restaurante Le Bistró de Valladolid entre los demás. A simple vista es fácil que eso ocurra, el local y el personal hace que quieras entrar, quedarte un buen rato y volver muy pronto. Buscaba un restaurante diferente para ofrecerme como fotógrafo y hacer algo que nunca había hecho por mi cuenta. Me llamó la atención su forma de hacer las cosas: ofrecen siempre lo último, innovan, miran hacia fuera y lejos, para aprender y traer a sus clientes lo mejor, revisan dentro y mejoran por momentos, en definitiva: eso que se hace cuando creces.

Por razones de privacidad en YouTube es necesario aceptar los permisos para ver este contenido. For more details, please see our Privacidad y Aviso Legal.
Aceptar

Vi en ellos un restaurante que hacía las cosas de manera diferente. Su forma de comunicar en redes sociales, la experiencia y satisfacción de los clientes que hablaban también de ellos, cuidaban la imagen y el diseño de su publicidad, su carta, su web… Eran de los pocos que encontrabas en Facebook y además lo usaban bien. Todo eso fue lo que un día hizo que les cambiara una foto por una tapa en Instagram y ellos respondieran con un ¡Eso está hecho! Con el Restaurante Le Bistró me inicié en el mundo de la foto de comida, de los restaurantes, del olor a recién cocinado, de la mesa, del comedor lleno de focos, de las prisas y los buenos ratos. Esos días me sentí como ‘El fotógrafo invitado’ en el Le Bistró. Me dieron la oportunidad como fotógrafo de comenzar mi portfolio. Luego llegaron los encargos, más platos, más restaurantes y aquí estamos, viendo como un grupo de 9 jóvenes cocineros tienen la oportunidad de que alguien saboree sus platos y valoren su trabajo. Y es fantástico encontrarse con un equipo como el Le Bistró, que hacen cosas tan geniales por los demás.

Sólo ganará uno, pero os digo yo, que les vi trabajar y olfatee esos platos, que cualquiera de ellos tiene lo suficiente como para ser un Gran Chef. ¡No dejéis de crecer!

Así fue la I edición de ‘El Chef Invitado’

en el Le Bistró.