///Fotografía de botellas para Bodega Javier Ruiz

Fotografía de botellas para Bodega Javier Ruiz

Fotografía de producto: Botella de Javier Ruiz

Una buena imagen de producto lo es ‘casi’ todo y eso muchas bodegas y cooperativas lo saben. Se están poniendo en marcha para mejorar las fotografías de sus botellas y con ello su imagen. Porque ya sabemos que vende más una buena imagen que una mala. El vino puede ser muy bueno, pero si su apariencia inicial no es buena antes de comprarla, costará mucho hacerse un hueco en un mercado tan grande como en el sector vinícola.

Atraer al cliente con una imagen rompedora, en la que el producto salga beneficiado es una tarea que lleva mucho trabajo, antes, durante y después de la sesión de fotografía de producto. Pero que merece la pena invertir todo nuestro esfuerzo y algo de nuestro presupuesto.

Durante la sesión de producto de Botellas de Vino

Recibí su producto en mi estudio para fotografiar a una sola cara, la parte frontal de la botella. Con estas nuevas imágenes se crearán catálogos, se renovarán las fotografías de la web y se crearán carteles y flyers para dar a conocer sus ricos vinos.

Desde 2014, año de su fundación, Bodegas Javier Ruiz ha sido capaz de entender que la fotografía sigue siendo una manera eficaz de enseñar su producto al mundo. Competir con miles de Bodegas y referencias no es fácil, por eso han decidido contar con un Fotógrafo experto en producto para conseguirlo.

Tras la sesión y dar el visto bueno, la empresa recibe un enlace para descargarse las imágenes de sus botellas, sin capa fondo, para poderlo incluir en cualquier presentación y de manera muy fácil. Además, recibe varias opciones más con diferentes calidades, para enviar por email, para publicar en Redes Sociales entre otras opciones.

Fotografiando botellas de Vino para Bodegas

La iluminación utilizada en esta sesión es una iluminación doble lateral sin difusor intermedio, para definir las líneas de iluminación perfectamente y desviada la luz de la derecha para hacer este reflejo más fino, aportando un toque extra de volumen a la botella.

Además, una iluminación trasera para reforzar y varios paneles negros y blancos para dirigir la luz correctamente y remarcar las líneas de la botella. Cada botella es fotografiada en tres disparos diferentes. Además de fotografiar la etiqueta por separado y unido posteriormente en postproducción. Algunos de los brillos de textos fueron también iluminados y fotografiados a parte y unidos posteriormente. Con ello creamos así una imagen fotográfica de calidad perfecta e iluminación equilibrada.

 

 

Autor del Post:

Durante siete años trabajé en un estudio de fotografía en el que completé parte de mis conocimientos y asenté algunas bases de lo que hoy soy como fotógrafo. Pero fue en EFTI (Madrid, 2014) donde descubrí una fotografía ligada a la expresión propia como autor, un acercamiento más puro y personal a lo que soy; empezaba a vislumbrar por fin mi propio camino y a plasmar lo que siento con cada imagen que realizo.

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.