Dicen que segundas partes nunca fueron buenas. Esta fue excepcional. Llegamos a París a las 23:30, y a las 6:00 sonaba el despertador para buscar un coche y recoger en el centro de París a Verónique Gladstone, mi compañera de aventuras tomateras, y a Juan Carlos, autor de la entrevista. Carol, me acompañaba esta vez, nadie mejor para esta aventura.

Teníamos cerca de tres horas y media desde el centro de París hasta el Chateau de la Bourdaisiere. Yo conducía, en este viaje. Mientras tanto Verónique y Juan Carlos hablaban de la revista, la entrevista, la portada inicial que iba a publicarse.

En esta ocasión yo tenía dos encargos especiales para este viaje. Hacer las mejores fotos posibles de la XX edición del “Festival de la tomate et des saveurs” al que asisten más de siete mil personas en los dos días y disfrutar del festival, claro.

Por cierto, este año, España será el país invitado al festival. Los días 7 y 8 de Septiembre de 2019.

Cuando llevábamos la mitad del viaje, Verónique, con su acento afrancesado tan maravilloso, lanzó una pregunta al aire ¿Y porque no hacemos hoy la foto de portada para la revista de Fuera de Serie?

  • No, es muy difícil, Verónique, dijo Juan Carlos. Hoy cierran la edición. No será posible hacerlo: no da tiempo.
  • Yo, dije: ¿Así, de repente? Pero si no hemos preparado nada. ¿Cuándo lo hacemos? Nos quedan dos horas para llegar y llegaremos sobre las 14, la redacción estará ya cerrada. ¿Y Louis Albert, podrá ayudarnos?

Hubo cierto silencio, pero cada uno empezó a mover sus propios hilos para hacerlo posible o al menos intentarlo. Os digo una cosa, para Verónique, nada es imposible.

Yo no podía enviar un RAW a la redacción, tenía que enviarlo terminado y tampoco tenía allí ni ordenador ni nada para trabajar, no estaba previsto. Pero como para todo hay solución, llame a Javier.

  • ¿Oye tú podrías hacer esto? ¡Lo que necesites!

En poco más de 30 min de viaje teníamos todo preparado. Hasta Louis Albert, había preparado varias prendas. Llegamos a las 14 horas y en poco menos de 15 min habíamos hecho unas cuantas fotos que eran geniales. ¿Cuál mandamos ahora?

A través de los datos del móvil y con un crudo H+ de cobertura en el móvil de Carol, llegó hasta Javier (Duo Producciones en Valladolid), el archivo que tendría que retocar y en respuesta, llego a la redacción de Fuera de Serie el archivo final.

Cuando todo terminó, exhausto y sin comer, cerca de las 17:00, no sabíamos si la revista aceptaría la foto, cuando quisimos enviarla era demasiado tarde, nadie contestó. Aun así, a la semana siguiente nos daban la noticia: ¡Nuestra foto estaba en portada!

El resto del festival ya no podíamos hablar de otra cosa. ¿Saldrá la portada? ¿Te imaginas Borja, tu primera portada en una revista? No suelo ser muy negativo, pero yo tenía más “noes que sies”. La enviamos excesivamente tarde para la revista. Empecé a ver portadas de Fuera de Serie y a decir: ¡si es que no encaja! Teníamos que haber hecho esto así. El pantalón tenía que estar un poco más estirado. Ellos hacen esto y esto otro, la iluminación… Bueno, quizás si han publicado esta, la mía seguro que también. (Hay portadas un poco… tal) ¡Mi cabeza era una montaña rusa! Decidí no volver a pensarlo más.

A pesar de eso, el lugar podía más que este inicio de aventura. ¡Cómo disfruté! ¡Qué gran lugar!

Nos hinchamos bien a tomate. Menos para desayunar, había tomate para comer en todos los lugares ¡Hasta en la cerveza! ¡Pero qué tomates! Ayer mismo me decía Carol, desde entonces, no he vuelto a comer un tomate en condiciones. Comer un tomate recién cortado de ese huerto es un lujo.

Nos alojamos esta vez en una de las habitaciones dentro del castillo. ¡Era enorme! Y a pesar de que Luis Albert estaba ocupado, como es normal, recibiendo amigos e invitados, nos trató de maravilla y nos acompañó durante casi todo el Festival. Como también nos atendió de forma excepcional Cecile, Cyrille, Regis, Camille,… entre otros del equipo del castillo. Luis Albert, nos enseño las cuevas, recorrimos por la noche el sendero que lleva hasta la Torre Eiffel que hay en el castillo, nos acompañó durante las comidas y cenas.

La primera noche, nos citaron para una cena privada, con el Príncipe y varios periodistas de varios países. Franceses, Italianos, Artistas locales,… y Carol, Verónique, Juan Carlos y yo. Unos 12 o 13 invitados. Yo tengo que decir, que inglés no se prácticamente nada y francés aún menos (¡qué desastre!). El príncipe iba preguntando a cada uno a qué se dedicaban mientras nos servía las copas y se aseguraba que todos estábamos servidos, cuando llegó a mí. Vería mi cara de ¿En qué idioma tengo que decirlo? Y se adelantó él diciendo:

  • “Borja, is the best photographer in the world”.

No creo haber visto tomates más colorados en la huerta, como mi propia cara en ese momento.

  • “You have passed three villages.” Lo hubiera dicho, si hubiera sabido hablar en ese momento.

Dijo algo sobre la sesión para la portada, y algo más, pero no sabía decir el qué.

Compartí con Luis Albert un paseo hasta la Torre Eiffel que tienen en los terrenos del Castillo, me subió al molino viejo de hierro para que desde lo más alto pudiera hacer fotos y aún tejado junto al huerto. El siempre descalzo. Al molino de hierro no subió, pero al ver mi cara de susto me dijo mientras yo subía:

  • No te preocupes Borja, tu vida no corre peligro. Son sólo 3 segundos de caída y ya.

Al bajar, le fui a buscar… lo siento. No pude subir a lo más alto.

  • ¡Pero bueno Borja! ¿Dónde tienes los…? Señalándose ahí abajo.
  • Los acabo de dejar en el molino… Él y otros tres, muertos de la risa.

Conocí a un artista local, Marc Averly quien ha realizado numerosas obras de arte a lo largo de los rincones más bonitos del entorno del castillo. De su mano, nos fue explicando sus obras y enseñando cada una de ellas. ¡Qué arte y que gran persona!

Durante el Festival, si vas, que espero que sí. Conocerás un enorme bosque de dalias, degustarás los tomates más ricos que pude probar hasta la fecha. Los paseos por sus secuoyas, cedros,… por ese camino mágico de ‘Arboles Memorables’

El último día, compartí desayuno con Luis Albert. Los dos más madrugadores, a las 8:00 nos citamos para una pequeña sesión en el huerto. Hablamos de mi tierra, de la Ribera del Duero, de Valladolid. ¡Claro que lo conoce, y no solo por sus vinos! y le hicimos unas cuantas fotos más para terminar que teníamos pendientes.

¡Gracias, Luis Albert! Y nuestra más sincera enhorabuena. Deseamos que Théodore te de muchas alegrías y satisfacción y siga tus pasos en este bello proyecto.

For privacy reasons Facebook needs your permission to be loaded. For more details, please see our Privacidad y Aviso Legal.
I Accept

Pronto nos volveremos a ver para hacer más y mejores fotografías.

Haz clic sobre la imagen para verlo más grande.

Si quieres ver la primera parte, visita: Le présent pour l’ avenir – El Príncipe Jardinero I